LA PRIMERA VEZ QUE DECIDÍ OBEDECER MIS LÍMITES

LA PRIMERA VEZ QUE DECIDÍ OBEDECER MIS LÍMITES

Yo ya era rentable, ganaba más de lo que perdía. Normalmente cuando todo va bien, uno empieza a confiarse, a creer que uno es un crack y que uno no se puede equivocar o que podrá arreglarlo. Ese era mi caso.

Estuve a punto de quemar una segunda cuenta de 300 USD, anteriormente saqué 1150 dólares así que aún estaba en ganancia, sin embargo, me di cuenta que no llegaría lejos si es que no aprendía a poner y obedecer mis límites.

Cierto martes del 2017, tenía 215 USD en mi cuenta de bróker y decidí que mi peor escenario en la semana sería quedarme con 150 USD. Yo comencé a operar. Un corto me estaba dando buen dinero, pero añadí un largo a otro par buscando un objetivo bastante corto, el cual no es mi estilo. Terminé perdiendo. Pero eso no es todo, perdí la cabeza también.

En otras situaciones yo hubiera puesto en riesgo toda la cuenta y tal vez hubiera salido ganando. Pero decidí cerrar la operación y quedarme con 151 dólares. Esto fue muy doloroso, sobre todo porque aun era lunes y yo quería seguir operando. Así que me tocó coger la demo todo el resto de la semana.

Recuerdo esta situación peculiar porque fue el comienzo de mi trading tranquilo. Gané mucho aceptando esa pérdida y me sentí orgulloso de esa operativa. Pese a que me equivoqué y perdí, lo que yo tenía que hacer es aprender a respetar mis límites. ¡ARRIBA EL TRADING, CARAJO!

Si te ha gustado este escrito por favor compártelo en tus redes sociales y síguenos. Gracias por leerme y me podrías apoyar bastante etiquetándome o mencionándome en tu storie de Instagram, la cual responderé personalmente de forma gustosa.
Trabaja en tu mente. Un abrazo.

Deja una respuesta