¿POR QUÉ DECIDÍ SER TRADER?

Siempre supe que me tendría que hacer cargo de mi familia. Soy el 8 de 9 hermanos. Cuando acepté eso, todos mis hermanos ya tenían familia y no ganaban lo suficiente para hacerse cargo de mis padres. Normalmente los hijos se ponen de acuerdo en dar una cuota mensual a sus padres. Sin embargo, mis padres ya pasaban necesidades y nosotros no llegamos a ese nivel. A mi me daba vergüenza proponer eso ya que no ganaba dinero y cuando empecé a hacerlo ganaba muy poco y me hice de la vista gorda.

Cuando tenía 16 años gané un concurso nacional de literatura (la escritura siempre ha estado en mi vida es por eso que les escribo) y pensé que ese era el camino hacia tener dinero, ganando concursos. Pero resultó que ya no gané ningún otro y que había demasiada competencia en el sector y en el caso gane, la paga no era mucha. Así que decidí dejarlo.

Cuando busqué mi primer trabajo escribía que quería ser algo como asistente de gerente o subgerente o puestos similares. No sé a cuántos les ha pasado esto, yo sabía que valía mucho pero el mercado laboral no lo reconoció, era un universitario y ya. Decidí aceptar empleos de lo que sea, fui a entrevistas en restaurantes de comidas rápidas y me dio vergüenza hacer la cola, y no la hice. Para mi era rebajarme demasiado, puede estar bien o mal,  pero yo no iba a aceptar eso, preferí un trabajo donde no me vieran por eso escogí un call center.

En el call center había mucha gente, que como yo, se creían mucho pero eran misios. Tal vez lo que me salvó fue la pereza. Me daba flojera despertarme todos los días a responder llamadas, no había forma de crecer en esa empresa. Los jefes también ganaban poco, pregunté cuando fue la última vez que aumentaron los sueldos y me respondieron que cuando la ley hizo que aumente el sueldo mínimo. OH POR DIOS!

Las opciones se me acababan. La única forma era de que alguien me descubra, sin embargo, yo no era una persona muy capaz, habían más profesionales con mejor preparación y con más motivación por conseguir un empleo. Yo solo estaba seguro de que no estaba dispuesto a desperdiciar mi vida y sabía que tendría que encontrar alguna forma.

Empecé a tocar batería en una banda de metal, estaba buscando mi pasión y no la encontraba. No la encontré ni siquiera en las locas noches de rock pero sí la encontré en unas gráficas que no entendía nada pero que sabía que era algo grandioso. Descubrí a chicos de mi edad que eran millonarios, me dejé impresionar por los ferraris, por el no hacer nada, dejé que el dinero me seduzca y encontré la forma de hacerme cargo de mi familia.

Le metí con todo, intenté dejarlo muchas veces por malos resultados y luego la idea de un empleo normal hacía que regrese nuevamente a hacer trading. En el camino me diferencié nuevamente, esta vez de los traders. Si bien es cierto pude dedicarme a comprarme joyas, yo decidí invertir mi dinero en otros negocios y hacerme multimillonario. Esa es mi lucha ahora y es algo que no descansaré hasta lograrlo. Así es la vida.

Si te ha gustado este escrito por favor compártelo en tus REDES SOCIALES y SIGUENOS. Gracias por leerme y me podrías apoyar bastante etiquetándome o mencionándome en tu Storie de INSTAGRAM, la cual responderé personalmente de forma gustosa.

TE GUSTÓ ESTE POST?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on whatsapp
Compartir en Whatsapp

Deja un comentario

José Pardo 223 Piso 10 MIRAFLORES, LIMA - PERÚ
© 2020 DANTE VÁSQUEZ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS